Claves para encontrar la rentabilidad en comercio electrónico

0
39
views

Mejora tu posicionamiento en las redes sociales con COOMMU!


Jorge Álvarez, Socio-Fundador Iberproin

Actualidad

El e-commerce ya no es una novedad. De hecho, se considera un punto débil el hecho de que una marca o establecimiento comercial no cuente con tienda en línea. Incluso existen artículos que ya se encuentran en tiendas y envían a compradores a visitar la web de la empresa que los fabrica. Muchas son las ventajas del comercio electrónico, y algunos los inconvenientes

De entre las ventajas, me gusta destacar las facilidades que ofrece para el cliente: no tiene que desplazarse, se encuentra con facilidad lo que busca y ahorra tiempo y, en muchos casos, dinero, porque la ausencia de una tienda física que mantiene que el empresario ofrezca promociones y descuentos. Estos son muy fáciles de hacer llegar a los clientes clientes gracias a las posibilidades que ofrece Internet. De entre los inconvenientes cabe destacar que en el comercio electrónico la competencia es feroz, ya que hay que cubrir una serie de exigencias de cara al cliente que en la tienda física no existen. Por un lado, el cliente debe confiar en que el producto que compra le va a llegar y en un período de tiempo razonable. Por otro lado, el cliente debe confiar en el método de pago que ofrece la web. Además, el cliente espera que el producto que ha adquirido cumpla sus expectativas de calidad. Y, por último, el cliente demanda una atención personalizada en caso de necesidad o incidencia con el pedido. Todo esto desaparece en la tienda física, en donde el comprador puede ver y tocar el producto, conversar sobre sus características con el vendedor, pagar en mano y llevárselo en el acto. Por qué decimos que se trata de estos requisitos es fundamental para el empresario, porque si otro lo hace y tú no, estarás en desventaja

La Inversión

Para emprender un negocio en línea, la inversión inicial va a ser menor que en el caso de la tienda física. No hay que alquilar un espacio, no hay que pagar costosas obras de acondicionamiento ni licencias, no hay un mínimo de tener disponible productos disponibles en la tienda. Esto facilita el emprendimiento, la financiación y el arranque del negocio. No, la labor de marketing debería ser más intensa que en un negocio en la calle, por lo que es fundamental dar visibilidad a su negocio.

La rentabilidad

La rentabilidad de nuestro negocio viene por la diferencia entre ingresos y gastos, como en cualquier negocio. La diferencia del comercio electrónico con el negocio tradicional radica en que los gastos se reducen al mínimo. La deslocalización del negocio en el comercio electrónico ofrece la posibilidad de eliminar barreras físicas y llegar a alguna parte del mundo. Los clientes clientes habitan en cualquier lugar con mucho fisio. Por tanto, si nuestra labor de comercialización es buena, la cifra de negocios puede ser buena. Contra estos ingresos están los gastos. Tanto el establecimiento, como hemos comentado, como el mantenimiento de los negocios de comercio electrónico es muy asequible. La misma deslocalización de la que hablábamos antes permite el desarrollo del negocio y el costo de los bienes personales, sin costos de almacén ya que incluso hay muchos en el mismo inventario disponible, como hemos comentado, porque el producto vendido se puede adquirir a posteriori. Aquí vamos a hacer un pequeño inciso. Y es que según la naturaleza del producto que comercialicemos y que sea el proveedor, lo mismo sí hay que tenerlo en stock, ya que nos suministrará el producto a mejor precio si es pedido mayor.

En estos casos conviene hacer un ejercicio riguroso de cálculo para ver qué opción es más barata, si el precio caro sin gastos de almacenamiento o el barato más esos gastos. Los gastos más significativos tienen todos los que tienen que ver con la página web y las redes sociales, y tampoco suponen un desembolso muy elevado. Otros gastos que debemos contemplar son los bancarios. Las comisiones sobre los cobros en función de la plataforma de pago son algo así como las cuentas en la oferta del negocio.

Con todo lo expuesto anteriormente, lo que es evidente es que la posibilidad de rentabilizar un negocio en el comercio electrónico es mucho mayor que en uno tradicional. La inversión es menor, los gastos son más pequeños y la clave estará en una buena campaña de comercialización para que nuestro producto sea visible y conocido. Y por último, recuerde que es una clave de seguridad y un buen servicio. La fidelización en el comercio electrónico es más difícil de obtener que en el negocio físico, pero una vez que un cliente considera que su sitio web es un buen lugar para comprar, busca un cliente más o más que el de un establecimiento tradicional. Y esto es, ni más ni menos, la clave del futuro de un negocio.

Por Jorge Álvarez, Socio-Fundador Iberproin

Impacto

¿Qué te parece este artículo?

Recomendar [19659015] Recomendar

Si te interesa este artículo, sé el primero en recomendarlo.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here